Carrasco

Avda. Gral. Rivera 7493

(+598) 2601 8565

¡COMIENZAN LAS CLASES!

Llegan los recreos, las meriendas, los almuerzos fuera de casa. Es importante que los chicos visiten al odontólogo en esta etapa. ¿CADA CUÁNTO? Aquí va la info según edades. 

* 6 MESES A 2 AÑOS: EL PRIMER CONTROL. Comienzan a incorporar alimentos sólidos y líquidos por eso es importante que tu hijo vaya por primera vez al dentista. Su dieta no debería incluir alimentos con azúcares agregadas. A esta edad el niño debe comenzar a usar el cepillo de dientes mojado y sin pasta para familiarizarse con su textura. La idea de copiar a mamá y papá en el cepillado es la estrategia. Cualquier duda conviene que consulten a nuestra odontopediatra.

* DE 2 A 3 AÑOS: ya incorporan azúcares a su dieta, dulces (mermeladas), panes y tortas. El cepillado dental, especialmente en los molares y sus pocitos es fundamental por lo menos luego del almuerzo y a la noche, antes de dormir. El niño debe aprender que su mamá, su papá o quien cuide de él debe repasar sus muelitas al cepillarse. El niño debe comenzar a entender el mensaje: "los microbios son pequeños bichitos que pueden meterse en los pocitos de las muelitas y hay que barrerlos con el cepillo dental". Cualquier duda conviene que consulten a nuestra odontopediatra.

* DE 3 A 5 AÑOS: PRIMER CONTROL CON ORTODONCISTA. Ya tienen completos los dientes de leche (dentición temporaria). A los 3 años se aconseja el control anual con la odontopediatra Dra Mariana Gil y a los 5 años es bueno que los chicos tengan su primer control con el área de ortodoncia (con la Dra. Stella Odizzio, Dra. Agustina Ferrari o Dra. Alejandra Rava) para evaluar la posición de la mandíbula y el desgaste de caninos que ya debería haber comenzado para facilitar que todo engrane centrado y correctamente. Si ese desgaste no ocurrió naturalmente solo, las ortodoncistas lo podrán hacer.

* DE 5 A 15 AÑOS: CADA 6 MESES CON ODONTOPEDIATRA Y UNA CONSULTA CON ORTODONCISTA. Los dientes provisorios o " de leche" se sustituyen por los dientes permanentes. Son vulnerables a que el recambio no sea perfecto, que falten algunos o que persistan los de leche y ocurran por eso malposiciones dentarias.


Volver